Licor de clementina casero

Os proponemos realizar un licor utilizando clementinas, una receta fácil y muy entretenida ¿queréis saber cómo prepararlo? ¡Pues manos a la obra!

Históricamente, los licores derivan de mezclas de hierbas medicinales, preparadas por monjes o curanderos.

Se definen como licores de hierbas y/o frutas las bebidas obtenidas mediante la maceración en aguardiente y endulzadas con azúcar o miel.

La distinción entre licor y otras bebidas alcohólicas no es sencilla, porque en la actualidad muchas bebidas alcohólicas son dulces, de ahí la confusión. La diferencia está en la preparación, las bebidas alcohólicas con sabor no están preparadas mediante infusión. El grado mínimo de un licor es de 15% vol.

La mandarina clementina es uno de los cítricos que más agua contiene, posee altos niveles de vitamina C, potasio, magnesio y fósforo. Posee también antioxidantes, son beneficiosas para la salud en la prevención de resfriados por su alto contenido de vitamina C. Se trata de una fruta rica en sabor y nutrientes.

Os proponemos realizar esta receta ya que se le pueden dar muchos usos en la cocina, además de ser digestivo para después de comidas o cenas, ¡un regalo para el paladar!

INGREDIENTES:

  • 10 clementinas
  • 1/2 litro de aguardiente 50º
  • 250 gr. de azúcar 
  • 1/2 litro de agua mineral
  • Granos de anís

PREPARACIÓN:

  1. Lavamos con agua las clementinas y las secamos.
  2. Pelamos las clementinas y cortamos las cortezas en tiras muy finas.
  3. Esterilizamos un tarro previamente y a continuación ponemos las cortezas en su interior.
  4. Añadimos el aguardiente a la cortezas de clementinas.
  5. En un mortero, machacamos unos granitos de anís, luego lo agregamos al aguardiente y las cortezas y dejamos macerar durante 15 días.
  6. Después de que transcurra este tiempo, mezclamos el agua mineral y el azúcar, removemos bien y lo añadimos al tarro. Dejamos que la nueva mezcla macere durante 6 semanas más.
  7. Pasado este tiempo, filtramos la mezcla por una tela, lo vertemos en una botella y lo serviremos muy frío.

¡Una receta fácil y muy rica para después de las comidas!

Muslitos de pollo a la clementina

Esta receta se puede servir en cualquier temporada del año. Estos sabrosos muslo de pollo a la naranja, es un plato jugoso, y con el cual os ganaréis a los más pequeños de la casa. Buen provecho!

La receta que os proponemos en esta ocasión pertenece a la cocina tradicional. Se consume durante todo el año y se suele servir como segundo plato. Un plato realmente jugoso con el que triunfarás en cualquier ocasión.

La naranja enriquece el plato con vitamina C, favoreciendo la absorción de hierro, presente en el resto de alimentos. A su vez el pollo es una de las carnes más valoradas en la cocina familiar española, por su sabor y textura. Es una carne con bajo contenido en grasas y rica en proteínas.

INGREDIENTES:

(Para 4 personas)
  • 8 Muslos de pollo
  • 3 Clementinas
  • 2 Cebollas
  • 1/2 Vaso de Vino Blanco
  • 1 Hoja de Laurel
  • Unas Ramitas de Orégano
  • 1 Cucharada de Miel
  • Aceite de Oliva Virgen Extra
  • Sal (al gusto)
  • Pimienta (al gusto)

PREPARACIÓN:

  1. Para comenzar, en una cazuela calentamos el aceite.

  2. Salpimentamos los muslos de pollo y los colocamos en la cazuela cuando el aceite esté bien caliente. Cuando estén bien dorados, retiramos y reservamos para más adelante. 

  3. En la misma cazuela, sofreímos las cebollas (cortadas en juliana). Cuando estén pochadas, incorporamos los muslos, añadimos el vino blanco y subimos el fuego para que se evapore el alcohol del vino.

  4. Añadimos el zumo de las clementinas a la cazuela, el orégano y dejamos cocer a fuego lento.

Toques finales:

Al final, cuando los muslos estén tiernos, añadiremos una cucharada de miel y removemos bien para que se disuelva en el caldo. 

Para otorgarle a la elaboración un aroma más agradable, se le puede añadir la ralladura de una de las clementinas

¡Una receta deliciosa para compartir en tu mesa!