Consejos para conservar las clemenules

Por regla general, la conservación de clementinas y otros cítricos, es una tarea sencilla. Nos bastaría con conservarla en un sitio fresco, seco y bien ventilado.

¿Sabías que los cítricos sólo maduran en el árbol? Este es el motivo por el que son más duraderos que otras frutas, ya que fuera del árbol no seguirán madurando.

Aún así, existen varios trucos o prácticas que ayudan a que la fruta se conserve mejor por más tiempo.

Te proponemos algunos consejos:

– En primer lugar, hay que sacarlas de la caja/embalaje donde se han transportado y comprobar que están en buen estado (sin signos de moho o descomposición).

– Lavar la clemenules justo antes de comer y nunca cuando se van a guardar (ya que el agua ayuda a la aparición de moho).

– ¿Cómo guardarlas? Se pueden almacenar en nevera si vamos a tardar más de una semana en consumirlas o a temperatura ambiente en un frutero que permita circular el aire. Esto ayuda a mantenerlas frescas y a prevenir el moho.

– En caso de usar un frutero, éste debe ser de mimbre o similar. Evitar los fruteros cerrados de cristal o cerámica. Además, no se debe apilar la fruta.

– La mejor temperatura para conseguir su estado óptimo por más tiempo se encuentra entre 8ºC a 12ºC.

– No guardar la fruta cerca de la luz directa del sol o de fuentes de calor. Como ya hemos mencionado previamente, se tienen que mantenerlas en lugares secos, frescos o refrigerados.

Con esta serie de consejos, podrás mantener la clemenules durante más tiempo en casa. 

¿Te sabes algún consejo más? Te escuchamos…